Pegasus

tubos de colorinches
botones, cestas llenas de chispas
aire que no es gaseoso

el ángel equino dormía
en un ambiente de dioses
que los divinos
 entre risas
 llamaban
la alcoba del naufragio

—el corcel alado duerme
jodámoslo, cosquillémoslo
y después lo matamos
—decían las deidades

el potro alado
soñaba que venía
al mundo de los hombres
vuelto un artefacto de alta técnica
y propulsión magnética

         (los hombres
presos en la historia
lo fijarán en la leyenda)

apegados a una espadaña
debíamos descender del Olimpo
          difícil
porque algo paralizaba las piernas
[ tal vez una tracería de vitrales ]

en la base había excrementos
no se sabe si mortales
              o divinos

había que evitarlos
saltar lejos, por encima
hacia la tierra inquebrantable

De viva voz

Audio clip: Adobe Flash Player (ver­sion 9 or above) is required to play this audio clip. Down­load the lat­est ver­sion here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Volver a Con­tenidos de can­tar de gestación

One Comment

  • ángel equino”, her­mosa expre­sión para el caballo sagrado.
    La ideas reli­giosas del hom­bre pug­nan con su capaci­dad para crear y desar­rol­larse por sí mismo.
    El impulso por hacer real­i­dad una idea, un proyecto, se ve refle­jado aquí.
    Para aque­l­los que no miran el futuro sino el pasado, lo nuevo es una fic­ción.
    El esfuerzo de hacer real­i­dad los sueños implica aban­donar a nue­stros dioses.
    “tal vez una trac­ería de vit­rales”, es una ref­er­en­cia a los vit­rales de las igle­sias, una insti­tu­ción que par­al­iza al hom­bre.
    “tierra inque­brantable” es la real­i­dad, el mundo no onírico.
    Veo en el poema una ale­goría de la mente creadora del hom­bre y su impulso trans­for­mador, en pugna con su incon­scien­cia y su condi­ción de ser un ani­mal reli­gioso, inva­dido de deidades.

Leave a Reply

Your email is never shared.Required fields are marked *