en el principio, fue Arquímedes

escarbar
        en el rebujo
de arcones sin memoria

aflojar las raíces
de lo único
que apenas perdura:
            los dientes
            los huesos

dicen que todo está allí
cuestión de abrir bien los ojos

para terminar diciendo
     ¡ese no fui!
     ¡ese no soy!

el sueño
sube de nivel

      ¿sobreaguar, cómo?

De viva voz

Audio clip: Adobe Flash Player (ver­sion 9 or above) is required to play this audio clip. Down­load the lat­est ver­sion here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Volver a Con­tenidos de sumergi­ble

2 Comments

  • El título: un juego de pal­abras intere­sante con el “prin­ci­pio de Arquímedes”.
    Parece que un único yo no per­siste den­tro de una vida. Somos algo que va cam­biando y deshacién­dose. Nos sobre­vive sólo un despojo físico: dientes, hue­sos (una ima­gen des­o­ladora e impac­tante)
    Este sueño puede ser el de la vejez. La incon­scien­cia del cuasimuerto o del viejo que no sobreagua a su edad.

  • Rafael Escobar wrote:

    En el diva­gar del sueño o de la vida algo per­dura: los dientes, los hue­sos.
    No podemos real­mente iden­ti­fi­carnos, ni el ADN es garan­tía. ¿Cómo sobreaguar?

Leave a Reply

Your email is never shared.Required fields are marked *