el ego aplasta al vate

¡    luces     cámara     inacción   !

invitado a representar
Hágase el poeta

llegué a las tablas
pavoneándome
como el oficinista actor

las miradas
eran urdimbre alimenticia

en el escenario
encarné al gran escribiente

era una urna
llena de muebles antiguos
roídos y frágiles

de pronto, me dicen
—aquí no es

pensé: ya lo había pensado

nadie entra ya en esas metáforas
solo sirven para exhibiciones de museo

—sí señor, venga, es por otro lado

me condujeron a un auditorio
amplio, lineal
lleno de vitrinas luminosas

       pero
ya no había remedio
  el hilo,  perdido

desde entonces
    vago extraviado
        en el laberinto

De viva voz

Audio clip: Adobe Flash Player (ver­sion 9 or above) is required to play this audio clip. Down­load the lat­est ver­sion here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Volver a Con­tenidos de los dados flojos

2 Comments

  • Wilson Orozco wrote:

    Este es uno de mis favoritos: mez­cla de humor, sorna y mirada ácida.
    Muy bien vate-actor-oficinista.

  • El ini­cio es una buena mod­i­fi­cación del clisé.
    “urdim­bre ali­men­ti­cia” es una buena ima­gen.
    Aban­do­nando la expre­sión clásica y en busca de su propia voz, el vate no encuen­tra nada, está per­dido en la inexpresión.

Leave a Reply

Your email is never shared.Required fields are marked *