pichanal

bajaba entre las luminarias
          de la calle Grande
de pronto sentí
la urgencia inviolada

la materia exprimida
               brotó

brinqué para que cayera
                 lejos
me agité
pero no soltaba

     la toqué
con los dedos

así fue

los falangistas
quedaron impuros

retomé la avenida Exhibición
—vía nublada y húmeda—
con el poeta mayor
             camino a casa

no quería que el cantor supremo
sintiera el perfume
de mi mano maculada

quería llegar presto a la ablución
en las altas recámaras

así fue

a pesar de las manos limpias
la oscuridad se hizo

De viva voz

Audio clip: Adobe Flash Player (ver­sion 9 or above) is required to play this audio clip. Down­load the lat­est ver­sion here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Volver a Con­tenidos de los dados flojos

3 Comments

  • Este poema es una expli­cación poética de cómo se aban­dona la poesía tradi­cional, la de la avenida Exhibi­ción, la de las lumi­nar­ias de la calle Grande y se hace propia, inte­rior, impura.
    “a pesar de las manos limpias / la oscuri­dad se hizo”, falló el intento por ser un poeta con­ven­cional, la poesía está con­t­a­m­i­nada de la propia inmundi­cia.
    Es un exce­lente poema, digno de cualquier antología sobre arte poética.

  • Se me ocurre que este poema podría lle­var como sub­tí­tulo: “la poesía como excreción”

  • Rafael Escobar wrote:

    Quizás lo que trata de decir es que la poesía no tiene pal­abras propias, impo­lu­tas, se nutre tam­bién del cieno.
    Los falangis­tas, auto­procla­ma­dos puros, tam­bién se con­t­a­m­i­naron. No hay sal­vación o pureza posibles.

Leave a Reply

Your email is never shared.Required fields are marked *