los cimientos del establo

—¿ya la ordeñaron?
—pregunta la voz del fondo

sobre la pradera
se desenvuelve
un sentimiento bovino
que enmaleza los cubículos

[ ordeñarla
aprisionarla
para que sus tenues hilos blancos
                           cedan ]

responde
con un revoltillo de coces
porque no quiere esos ordeños
que la doblegan y humillan

un monedal verdecido
cárcel de sal las ventanillas
savia derrotada y humillada
 lo vegetal vencido

la Ofimatrix
sobrevive en medio
de comederos de animales
las cajas fuertes, hermosos establos
los ascensores, enormes montacargas

y desde las hoyas de la Tierra
sube
    al trasluz de los ventanales
            una vaharada de boñiga amarga

De viva voz

Audio clip: Adobe Flash Player (ver­sion 9 or above) is required to play this audio clip. Down­load the lat­est ver­sion here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Volver a Con­tenidos de per­fume de Ofi­ma­trix

2 Comments

  • un setimiento bovino” nos recuerda la docil­i­dad o some­timiento del empleado; com­bi­nado con el “ordeño” se logra una ima­gen de la explotación lab­o­ral.
    La estrofa del “mon­edal verde­cido” mues­tra la deshu­man­ización del empleado, la der­rota de lo nat­ural, lo prim­i­ge­nio que hay en él.
    Muy bien lograda la ima­gen del ascen­sor que lleva car­gas o mer­cancías en lugar de seres humanos.
    La última estrofa remata la idea de que de todas for­mas el descon­tento, la frus­tración pro­funda se man­i­fi­esta en el ambi­ente de la oficina.

  • Rafael Escobar wrote:

    Estoy de acuerdo con Alfredo. Es una metá­fora del some­timiento y el ordeño en el campo lab­o­ral, siem­pre te sacan más de lo que te dan. De todas man­eras hay un esbozo de rebe­lión, de resistencia.

Leave a Reply

Your email is never shared.Required fields are marked *